Además de recordar que buscan con vida el paradero del padre Joaquín. La Diócesis de Saltillo alentó a la comunidad a localizar el automóvil Volkswagen Derby modelo 2009, blanco con placas FKM3200 del estado de Coahuila, propiedad del padre Joaquín Hernández Sifuentes, así como su Tablet, computadora y celular.
“Alentamos a la feligresía y población en general para que al estar alerta y en oración, se unan a la búsqueda del carro del padre Joaquín”, destaca el comunicado urgente con fecha del 10 de enero emitido por la Diócesis de Saltillo y firmado por el obispo Raúl Vera López.
Además de agradecer por las muestras de solidaridad de todas las personas que están orando y cooperando en la investigación, reportaron el apoyo de los obispos del Episcopado Mexicano mientras tanto esperan resultados por parte de las autoridades.

En el escrito destacan que Joaquín Hernández fue ordenado como sacerdote el 08 de octubre del año 2004 a la edad de 30 años y su primer destino fue la Parroquia de Nuestra Señora del Buen Suceso en Castaños, luego siguieron más parroquias en la Región Siderúrgica y Centro.
El traslado del sacerdote a Saltillo fue en el 2013 cuando se instaló en el tempo del Sagrado Corazón de Jesús, de la Vicaría a Santo Cristo y un año más tarde en la vicaría del mismo nombre en La Aurora, Coahuila.
Hasta el día que se llevó a cabo su desaparición, Hernández Sifuentes continuaba con su preparación académica estudiando una maestría en Ciencias de la Familia en el Pontificio Instituto Juan Pablo Segundo de la Universidad Anáhuac, al tiempo que cursaba licenciatura en psicología; disciplina que le apasiona y le sirve de apoyo para ayudar a los feligreses.
“Sus amigos cercanos dan testimonio de la alegría y responsabilidad con que nuestro hermano Joaquín participa de los eventos diocesanos, retiros, cursos y juntas a las que es convocado, quedando de manifiesto su fidelidad y deseo de servir a Dios”, añade el comunicado firmado por Vera López.