Los peces siguen  apareciendo muertos  por decenas, en el ahora arroyo seco del ejido La Azufrosa.

Por Bernardo Tiznado Romero

Villa Unión, Coah.- La muerte irremediable de peces y otras especies, se ha generado tras el inexplicable abatimiento de los mantos acuíferos que surtían del vital líquido a la comunidad del ejido La Azufrosa de este municipio, problemática que data de varios meses atrás, y ni el alcalde o autoridad alguna municipal, exige al Estado que investiguen el caso a fondo.

Como se ha venido documentando, desde hace aproximadamente varios meses atrás,  fue por demás notorio el abatimiento de los ojos de agua en esta comunidad, lo que derivó en la seca casi total del arroyo que abastecía el agua de consumo animal.

La noria que suministra el agua de consumo humano, se encuentra a su nivel histórico más bajo, con apenas el 50 por ciento de rendimiento, lo que ha causado gran preocupación entre las familias que habitan el ejido La Azufrosa.

Aunque técnicamente no existe una explicación clara, que indique los motivos del agotamiento de los mantos en esta parte del área rural, se tiene la sospecha firme de que aguas arriba se haya hecho una perforación profunda para abastecer una nogalera particular.

Mientras tanto, decenas de peces muertos aparecen en el ahora cauce seco del arroyo; el ganado tiene cada vez menos agua que beber, y hasta los ojos de aguas azufrosas de propiedades curativas, han empezado a mermarse.

Solo un hilo de agua corre por el arroyo del ejido tras el agotamiento de manantiales.