Víctor Cruz, emblema que extrañarán los Gigantes

El NY Times señaló que la salida del receptor deja un hueco en la nómina que ayuda en lo del tope salarial, pero que dolerá entre la afición

CIUDAD DE MÉXICO.- Algunos jugadores son amados por su actuación en un partido clave, por una jugada trascendente o por su peculiar celebración. De acuerdo con lo publicado ayer por The New York Times, Víctor Cruz va a ser recordado por los tres factores, esto se dio el 24 de diciembre de 2011.
Los Gigantes tenían récord de .500 aquella noche buena y, desesperados, buscaban colarse a los playoffs. Iban abajo en el segundo cuarto ante los Jets cuando Cruz capturó un pase corto, de rutina, muy cerca de su propia línea de gol; eludió a dos defensores y se escapó por un costado para un espectacular touchdown de 99 yardas. Luego vino la celebración bailando salsa.
La anotación guió a los Gigantes a un triunfo 29-14, la primera de seis victorias al hilo que incluyó finalmente la campanada 21-17 sobre los Patriotas de Nueva Inglaterra en el Super Bowl XLVI.
Pero Cruz fue cesado el lunes como parte de las medidas de los Gigantes para alejarse del tope salarial; también dieron de baja al corredor Rashad Jennings.
Cruz, de 30 años y madre boricua, se incorporó a los Gigantes como agente libre en 2010. Su agilidad ayudó a que Nueva York consiguiera su segundo Super Bowl con el head coach Tom Coughlin.