Viven espectacular festejo en el Zócalo; hubo música, bailes, pirotecnia y antojitos

Los asistentes conviven en un ambiente mucho más relajado que el de otros años; los representantes de los estados le ponen toque especial

PUBLICIDAD

Una fiesta del Grito en paz, con mayores libertades, espacios y tránsito fue la que se vivió desde la tarde de este 15 de septiembre en el Zócalo de la Ciudad de México.

A diferencia de los dos sexenios pasados, ahora no hubo arcos detectores de metales, tampoco largas filas de revisión o niños que tuvieran que tirar sus elotes o refrescos y desarmar sus banderas por órdenes del Estado Mayor Presidencial para poder ingresar a la Plaza de la Constitución y disfrutar de la verbena popular.

Desde que el Ballet Folclórico de Quintana Roo presentara su danza y música Maya Pax, a las cuatro de la tarde, los alrededores del Centro Histórico de la Ciudad de México comenzaron a llenarse de mexicanos y turistas que buscaban celebrar un aniversario más del inicio de la Independencia.

No faltó la familia que quisiera tomarse una foto con el mariachi, con todos los instrumentos, teniendo como fondo la bandera nacional; por cierto, en esta ocasión más pequeña que de costumbre.

El Festival Culturas de México, que contó con representaciones musicales y artísticas de delegaciones, oficiales o no, de las 32 entidades federativas de la República tuvo buena aceptación por parte de los miles de asistentes que, conforme avanzaban las horas, arribaban a la plaza mayor del país.

La música de Durango, Campeche y Chihuahua puso a bailar a decenas de familias provenientes de diversas regiones del país y las escenificaciones de Nayarit, Guerrero, Nuevo León y Guanajuato fueron fuertemente aplaudidas; sin embargo, ninguna interpretación se llevó más porras, aplausos y gritos que la del Huapango de Pablo Moncayo.

En tanto, sobre avenida 20 de Noviembre la vendimia no se hizo esperar, desde comida, hasta latas de espuma y huevos con confeti, desde playeras alusivas al mariachi hasta camisetas con la leyenda “Me canso ganso”, máscaras de luchador o peluches representando al Presidente de la República con un precio de 500 pesos.

Tepache, tlayudas, atole, chapulines, pambazos, aguas frescas, elotes y esquites eran los alimentos más solicitados. El riesgo se hizo evidente cuando la policía descubrió que en un puesto de hamburguesas y hotdogs había un tanque de gas; rápidamente los encargados de la seguridad los retiraron.

Minutos después de las siete de la noche la tradicional iluminación que rodea la Plaza de la Constitución fue encendida, lo que provocó aplausos y gritos festivos.

Fueron ocho los puntos de ingreso al Zócalo de la Ciudad de México, la mayoría de ellos registraron total orden en las horas previas al tradicional Grito de Independencia, minutos antes de las 10 de la noche el lleno era casi total.

El cierre de los festejo estuvo a cargo de la pirotecnia, Laura León y la Banda Limón.

Engalana Jalisco

GUADALAJARA.— Jalisco volvió a participar en un mosaico folclórico nacional en el Zócalo de la Ciudad de México, “al que acudieron con 40 artistas de la segunda compañía del Ballet Folclórico de Guadalajara, engalanados con los trajes más típicos y emblemáticos de la cultura mexicana”.

El director general y coreógrafo del Ballet Folclórico de Guadalajara, Ismael García Ávila, dijo que acudieron al Zócalo capitalino un total de 10 mujeres con trajes de escaramuza y otras 10 de popelina (de colores), así como 10 hombres con traje de charro negro de Gran Gala y 10 más con traje galoneado en piel, es decir 20 parejas de intérpretes.

Moisés Mora

Sayones deleitan

CUERNAVACA.—  Los Sayones es la tradición más colorida de Morelos, que se anida en las faldas del Volcán Popocatépetl una región conocida como Los Altos. Este grupo acudió a la Megaguelaguetza.

Según Karla Jaramillo subsecretaria de Cultura, son 10 los integrantes de este grupo cultural que mantiene viva una tradición de 300 años, dirigidos por Miguel Antonio Arenas.

Los Sayones de Tetela del Volcán visten grandes sombreros adornados con papel china, usan una máscara de cuero pintada a mano, machete, capa y peto hechos en satín de colores con motivos religiosos bordados en chaquira.

Sayón significa notificar y es una tradición Europea que llegó a Los Altos para festejos de Semana Santa.

Pedro Tonantzin

Oaxaca estuvo presente

OAXACA, Oax.— El estado de Oaxaca estuvo representado por tres de las ocho regiones que lo conforman durante la fiesta de la hermandad entre los pueblos, denominada por el presidente, Andrés Manuel López Obrador Guelaguetza nacional.

El primer número fue representando a la región del Istmo de Tehuantepec, acompañado por sones propios de la zona indígena zapoteca que se interpretan en bodas, ferias y fiestas religiosas de la entidad.

El grupo de Danza Folclórica de San Jerónimo Ixtepec se presentó con ocho mujeres que vestían los trajes bordados de gala, mientras que ocho  hombres portaban elegante  guayabera, pantalón negro y el original sombrero de “rancho 24”, para la interpretación de un vals.

También estuvo la danza de “Flor de Piña” a cargo de 18 mujeres originarias de San Juan Bautista Tuxtepec.

La Flor de Piña es el baile característico de la región Cuenca del Papalopan que representa a la mujer cuenqueña y que data del año de 1958.

Al terminar, cada cuadro dancístico, los participantes obsequiaron entre el público su Guelaguetza o Guezá, una muestra de los productos u objetos característicos de sus respectivas regiones, como un gesto de hermandad.

La Secretaría de Cultura de Oaxaca dijo que hoy también participarán en el desfile del 16 de septiembre.

Patricia Briseño

Disfrutan en Los Pinos a ritmo de vallenato

El Centro Cultural Los Pinos se abrió por primera vez para los festejos patrios.

“Ustedes son la primera generación, esperamos de muchos años en esta tradición de abrir Los Pinos para celebrar a la Patria y a la Independencia”, destacó Zoé Robledo, director del IMSS en su calidad de presidente de la Comisión para la Conmemoración de Hechos y Personajes Históricos

A las 13 horas comenzaron las actividades culturales en la otrora residencia presidencial, previo al grito de Independencia del presidente Andrés Manuel López Obrador que se pudo seguir en vivo desde el recinto

Un homenaje a Celso Piña, quien ya tenía pactada una presentación en Los Pinos para este 15 de septiembre, fue de los actos más esperados.

Los asistentes bailaron al ritmo de vallenato del rebelde del acordeón.

“Estamos conmemorando la Independencia de México y México está viviendo una Independencia diferente que es la Independencia de la libertad, de la inclusión, de ser parte de un país como éste, justo donde estos grandes espacios sean para todos”, expuso la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto

Sentado en las áreas verdes del helipuerto del Centro Cultural Los Pinos, Horacio Hernández, uno de los asistentes a la celebración de las Fiestas Patrias, se dijo muy emocionado de poder conmemorar un día tan importante para los mexicanos en un lugar que antes sólo era un privilegio para unos cuantos

“Estoy muy contento de poder estar por primera vez en la historia,  viviendo estas fechas en este lugar (Los Pinos); tenemos  la oportunidad y estos momentos son maravillosos para nosotros, la música y el ambiente porque nos podemos sentir partícipes de esta alegría”, manifestó

La familia González Contreras también decidió pasar el 15 de septiembre en Los Pinos antes de dar el Grito en el Zócalo Capitalino.