Contactanos

Coahuila

Lucra con el sentimiento de ciudadanos

Mujer se inventa historia de maltrato para recibir dinero y apoyo para construir una casa.

Mónica Meza
Por Mónica Meza - 29 diciembre, 2021 - 11:12 p.m.
Lucra con el sentimiento de ciudadanos
Dulce Andreina tiene 3 años dedicándose a lo mismo.

Dulce Andreina Aguilar es la mujer que ha jugado con la solidaridad de los monclovenses, durante tres años ha dicho que sufría maltrato de parte del padre de sus hijos y que por este motivo decidió dejarlo, pero pide apoyo de la gente para salir adelante junto a sus hijos, lo último que consiguió fue la construcción de un cuarto pero al ser descubierta la obra se suspendió. 

No es la primera vez que Dulce lucra con sus hijos, pues desde hace tres años hace lo mismo, la penúltima vez fue en el municipio de Frontera, ella aseguraba que el que era su pareja y el padre de este, habían demolido el cuartito en el que ella vivía junto a sus hijos. 

Lo anterior causa conmoción entre ciudadanos que buscan la forma de ayudarle, dándole dinero, comida, ropa, juguetes para sus hijos, muchos ciudadanos ya la identifican por dedicarse a esto y la misma familia del padre de sus hijos la ha catalogado como una mujer que no está bien de sus facultades, constantemente la han desmentido. 

Pero aún hay gente que le cree, gente de buen corazón que colaboró y que incluso se unió a la causa, pues fue a través de Hoy Coahuila, un medio digital, en el que  una vez más se dio a conocer su historia de inmediato la gente empezó a sumarse a la causa. 

Hasta hace un par de días que se dieron cuenta que todo se trataba de una farsa, la gente se mostró indignada por esta mala acción por parte de Dulce que utiliza a sus hijos y que inclusos hacían un llamado a la Pronnif para que investigue el caso y averigüe la situación en la que viven los niños. 

La acusaron de hacerse pasar por hondureña para pedir dinero, por lo que exhortaron a la población a tener cuidado con Dulce pues aunque sí necita del apoyo ha lucrado con la situación. 

Además de que familia de ella misma se comunicaron con el empresario que estaba haciéndose cargo del gasto del cuarto y le llevaron pruebas, tras darse a conocer que la obra quedó parada, no se sabe nada de ella, esperaban que se comunicara pero no lo hizo. 

En lo que terminaban su cuarto le prestaron una vivienda para que se quedara ahí con sus hijos, pero esta tenía una falla en la chapa, ella compró una nueva chapa y le habló a la dueña de la casa diciéndole que eran 900 pesos con el fin de que ella pagara. 

Le regresaron refrigerador, estufa, colchones y ropa que hasta se ponía a vender este tipo de mercancía. 

Artículo Relacionados