Hallan muerto a magnate canadiense en circunstancias sospechosas

PUBLICIDAD
TORONTO.

El fundador de la farmacéutica canadiense Apotex, Barry Sherman, y su esposa, Honey Sherman, murieron ayer en Toronto en circunstanciasque las autoridades han calificado de ‘sospechosas’.

"Las circunstancias de sus muertes parecen sospechosas y las estamos tratando de esa forma", notificó el agente David Hopkinson, portavoz de la Policía de Toronto, en rueda de prensa.
Hopkinson no facilitó la identidad de los dos fallecidos, que fueron encontrados en la mañana del viernes en el domicilio del matrimonio Sherman, pero Apotexconfirmó posteriormente que los dos muertos son el fundador de la compañía y su esposa.
"Todos en Apotex estamos profundamente conmocionados y entristecidos por estas noticias y nuestros pensamientos y oraciones son para la familia", dijo la compañía en un comunicado.
La policía también indicó que no se apreciaba una entrada forzada en la vivienda y que no está buscando sospechosos. La de Sherman estaba considerada como una de las principales fortunas del país, con un valor estimado de 4 mil 800 millones de dólares canadienses (3 mil 731 millones de dólares estadunidenses). Sherman fundó Apotex en 1974 con sólo dos empleados. En la actualidad, la compañía es el mayor fabricante farmacéutico canadiense y produce más de 300 medicamentos genéricos. Tanto Barry Sherman como Apotex habían estado envueltos en los últimos años en varios litigios judiciales con familiares y con otras compañías farmacéuticas. El matrimonio era también uno de los mayores filántropos del país, con cuantiosas donaciones a hospitales y grupos judíos.