Periodico la voz
Periodico la voz
Nación

Cuestionable que impuesto al refresco disminuya consumo

Por Agencia - 23 febrero, 2017
Cuestionable que impuesto al refresco disminuya consumo

El impuesto a las bebidas edulcoradas no trae una disminución inherente en el consumo.

México.- Investigaciones científicas de universidades e instituciones de prestigio, así como los estados financieros de diferentes industrias de alimentos y bebidas en México ponen en duda que disminuyó el consumo de refrescos. Sin embargo en las arcas del gobierno aumentaron sus recursos. Por ejemplo los ingresos por este impuesto en 2015 fueron de 21 mil 062 millones de pesos; en 2016 aumentó a 23 mil 248 millones de pesos; 2 mil 286 mil millones más, en otras palabras es cuestionable que el impuesto funcione ya que los números dicen todo lo contrario.

Recordemos los estudios de instituciones de prestigio como el Colegio de México, ITAM y la UANL, que afirman que incluso el impuesto ha perjudicado a los más pobres. En otras palabras en medio de las guerras de cifras sobre si el impuesto a los alimentos y bebidas con alto contenido calórico solamente fortalece la idea de que ha sido una medida recaudatoria o y que no ha funcionado para reducir el consumo. Resulta interesante revisar cómo se desempeñaron las principales empresas del sector el año pasado.

Utilidades en la industria de alimentos y bebidas

Las proyecciones dibujan un escenario con más fusiones y adquisiciones para la industria de alimentos procesados. Los empresarios Daniel Servitje, Armando Garza, Héctor Hernández-Pons y Juan Antonio González, entre otros, afilan sus cuchillos para degustar el mercado de alimentos procesados en México, cuyo valor en 2013 era de 136,000 millones de dólares (mdd) y para 2020 se espera que el consumo de alimentos en el país llegue a los 222,000 mdd, mientras que a nivel mundial, se ubicaría en los 8.2 billones de dólares.

En México, existen más de 120 millones de habitantes que han elevado su tasa de vida a 74.5 años e impulsan la demanda de más alimentos en el país. De acuerdo con datos del Inegi y Global Insight, se espera que el crecimiento en la producción de la industria de alimentos procesados en 2020 sea de 7.6% anual, y para el consumo de 7.4%.

A continuaciones algunos resultados de la industria de alimentos en nuestro país:

https://www.youtube.com/watch?v=Ymtiz5q-WYI

Gruma, compañía alimentaria alcanzó una utilidad neta en 2016 de 5,653 millones de pesos. Sus ventas registraron una cifra histórica al prever 67,742 millones de pesos, lo que se traduce en una subida del 16%. En seis de los 10 últimos años la jornada posterior a la presentación de resultados ha sido positiva para las acciones de Gruma, inclinando la balanza hacia el lado positivo con una subida media del 1.14% en la década.

Grupo Bimbo registró un crecimiento en sus ventas de alrededor de 11.2%, a 66,181 millones de pesos hacia el cierre de sus resultados financieros del cuarto trimestre del 2016, de acuerdo con un análisis de Signum Research.

Grupo Lala reportó que durante el cuarto trimestre del año pasado su utilidad neta mayoritaria ascendió a mil 212 millones de pesos, lo que representó un incremento de 19.2 por ciento respecto a los mil 17 millones de pesos reportados en el mismo periodo del 2015. La empresa detalló que lo anterior se explica, entre otras cosas, por beneficios fiscales no recurrentes por un monto de 600 millones de pesos, así como 104 millones de pesos en ingresos financieros netos.

De acuerdo a la ANPRAC (Encuesta mensual de la industria manufacturera de INEGI) el volumen de ventas de refrescos (millones de litros) en 2016 aumentó 1.6%. La perspectiva del sector para el 2017 es muy positiva y muestra de ellos es que los analistas de distintos grupos financieros recomiendan a las empresas de alimentos y bebidas listadas en la BMV como algunas de las mejores opciones de inversión rentable y segura para 2017. Así las cosas cabe preguntarse si los impuestos que tuvieron resultados recaudatorios a costa de los más pobres han sido una buena solución para el problema que buscar atacar.

ENSANUT 2016

Recordemos que los resultados recientes de la ENSANUT 2016 demuestran que debemos seguir trabajando para disminuir los niveles de obesidad con soluciones integrales. El problema de la obesidad en México es multifactorial y es muy difícil, por no decir imposible, que haya una causa o una medida que resuelva el 100% del problema anunciaron las autoridades. Llama la atención que la falta de educación de los mexicanos sobresale entre las principales causas.

Por ejemplo casi seis de cada 10 mexicanos no leen el etiquetado nutrimental. Dentro de las personas que leen el etiquetado nutrimental, sólo el 17.5% de la población nacional conoce la cantidad de calorías que debe consumir. Por último, se acuerda de esa campaña de publicidad que nos hizo bailar la llamada “Chécate, Mídete, Muévete”, pues solamente el 85.1% de la población conoce y asocia correctamente la imagen y la palabra Muévete; mientras que sólo el 11.3% lo hace con Mídete.

El llamado es claro, los investigadores deben profundizar en las variables que tienen que ver con educación para que los mexicanos tengan las herramientas que les permitan atender adecuadamente esta emergencia epidemiológica. Incluso el Presidente de la República ha mencionado que “hay que tener una dieta balanceada y la práctica invariable de cualquier deporte”. Como bien han dicho nuestras autoridades, la solución no son los impuestos. El propio José Narro, titular de la Secretaria de Salud, ha comentado que “ojalá el tema fuera poner un impuesto a las bebidas azucaradas y nada más. Sería muy fácil resolverlo y se prohibirían, pero el problema es que no es la única causa (de las enfermedades como obesidad y agravamiento de la diabetes)".

Prohibir la venta de bebidas azucaradas no es la solución al sobrepeso y la obesidad. Ojalá fuera la única causa, se prohibirían. El impuesto generó una reducción pequeña. Lo que queremos es tener medidas integrales.