DE BUENA FUENTE

DE BUENA FUENTE
PUBLICIDAD

Candidatos cachirules

Anda fuerte el run run de que el Tribunal Superior Electoral con sede en Monterrey, Nuevo León, analiza dar cuello a las aspiraciones de 15 candidatos a alcaldes en Coahuila, por duplicidad de registro.

Entre los aspirantes sujetos posiblemente a esta penalidad se encuentra Rogelio Ramos, de Morena en Frontera, Gerardo García, del PRD en Monclova, y Claudio Bres Garza, de Morena en Piedras Negras.

Mientras llega la resolución el próximo 22 de mayo, los candidatos pueden seguir su campaña proselitista.

El tema es complejo, y en caso de que la sentencia sea contraria a los actuales aspirantes, los partidos políticos deberán registrar una nueva planilla.

Golpe avisa.

La falta de actualización profesional y laboral de personajes políticos como Jorge Zermeño y Juan Antonio García Villa, que ya superan los 65 años, comienza a cobrarles factura, y tristemente los deja en ridículo.

Difícilmente el Alcalde de Torreón y el legislador local, Juan Antonio García Villa, logran entender la actual tecnología en los teléfonos celulares, el uso de tablets y laptop.

Es entendible, pues como dice Piero, son buenos tipos, pero la edad se les vino encima sin carnaval, ni comparsa.

Ambos políticos panistas son un tipo de espécimen anacrónico en la sociedad de hoy, se quedaron en el pasado, casi se les va el avión, refunfuñan a escondidas sus olvidos, y se niegan a la extinción social, a pesar de su menguada memoria.

Juan Antonio García Villa, ayer volvió a olvidar que en el Palacio Legislativo existen nuevas reglas de trabajo y de coordinación camaral e intentó irse por la libre.

El legislador parece vivir en el pasado, e intentó manejar a su antojo la agenda legislativa del día, como si fuese suyo el Congreso.

Con pena, respeto y mucho tacto, Samuel Rodríguez, líder del Congreso local, lo regresó a la realidad y amablemente lo conminó a respetar la normatividad actual y no brincarse las trancas.

Tal vez digan que tiene Alzheimer, quizá pretexten un bajón de glucosa, pero no es mala idea que a don Toño le asignen una enfermera cada vez que asista a sesión.

Lo mismo ocurre con Jorge Zermeño en la alcaldía Lagunera, que aseguran cada quincena se presenta en Tesorería a recibir su pago y le tienen que enseñar la copia del cheque con su firma, pues aduce aún no cobrar.

¡Quiero mi cocool!