Contactanos

Opinión

NUESTRA PLAZA INDEPENDENCIA, MÁS CONOCIDA COMO LA PLAZA PRINCIPAL

Jesús Guajardo
Por Jesús Guajardo - 05 mayo, 2022 - 00:52 a.m.
NUESTRA PLAZA INDEPENDENCIA, MÁS CONOCIDA COMO LA PLAZA PRINCIPAL

NUESTRA PLAZA INDEPENDENCIA, MÁS CONOCIDA COMO LA PLAZA PRINCIPAL.

El corazón de Monclova, cuya traza data de la fundación de la villa de Santiago de la Monclova en 1689 por general Alonso de León, tenía originalmente 120 varas por lado, más o menos cien metros por lado, diez mil metros cuadrados, o sea una hectárea. 

A  través de 333 años, se le han añadido y quitado elementos muy variados, empezando por una picota  que estaba en medio de la plaza, esto es un palo alto que  servía para atar, castigar o escarmentar, azotando o sólo exhibiendo en carnes vivas a los malportados de la villa, imagínate tú, monclovense actual, si la tuviéramos hoy día.

Un alcalde muy creativo decidió en el siglo XIX remodelar la plaza, poniendo  una fuente al centro, unas muy largas bancas sin respaldo alrededor de los jardines, otras bancas grandes y pesadas, con asiento a ambos lados compartiendo el respaldo, había pocos árboles y mucho sol. 

Un alcalde muy creativo, el Dr. David Cerna, el alcalde más sabio que hemos tenido, inauguró el día de Santiago, en 1906,  un kiosco  con mucha música de la Banda del 7° Regimiento destacado en Saltillo, y dos días de jamaicas.

A través de los años, y a través de los siglos, nuestra plaza, corazón de nuestra querida Monclova, ha visto cómo, cada alcalde creativo y de buena voluntad, decide cambiar las bancas, decide cambiar las lámparas, y algunas veces, no pocas también  decidan cambiar los arbolitos que con tanto esfuerzo tratan de crecer en la plaza independencia

Corazón de Monclova, testigo de siglos, plaza de armas donde se reunían los vecinos para defenderse de los ataques de los indios; por esta plaza pasaron prisioneros los insurgentes capturados en Baján en 1811; entre la parroquia y la plaza se dieron de balazos constitucionalistas contra federales en 1914, podemos ver aún los hoyos de los plomazos en las campanas del atrio de Santiago.

Un alcalde muy creativo, don Teódulo Flores, ayudado por los amigos Rotarios, construyeron otro Kiosco con su biblioteca interna allá por 1956; hubo para refrescarse una nevería en cada esquina.

Un alcalde muy creativo decidió  instalar una ollota que él y solo él vio hermosa; los habitantes de Monclova usan la plaza (dónde no) como punto de reunión de los vecinos con las vecinas para aquerenciarse.

Un alcalde muy creativo decidió  instalar  nuevas bancas nada ergonómicas, muchos arbolitos, otras lámparas, dos fuentes una pequeña y otra grandota al centro de un inmenso remedo de Kiosco. 

Les invito a acercarse a ver mis 21  viñetas y textos con los 21 temas  que nos dan la identidad, que nos hace monclovenses orgullosos de nuestra tierra, esto en los 21 resumideros en el piso de  la fuente grandota de la plaza, a la que por cierto se le invirtió un buen billete con el monumental disco de acero con alma de nogal y una fuente danzarina de la que nomás hemos visto chorritos chaparros y de meses acá, ya no enciende, está más seca que la mano de un niño que le pega a su mamá.

La imagen de nuestra plaza cambia más rápido que la moda en París.

Artículo Relacionados