Admite Santos financiación de Odebrecht

El presidente de Colombia pide a las autoridades que sancionen a los responsables del acto de corrupción

Bogotá, Colombia.- El Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, reconoció que su campaña electoral en 2010 recibió financiación ilegal, aunque aseguró que no estuvo informado de ello.
El reconocimiento de Santos se produce en momentos en que un tribunal electoral investiga el ingreso de recursos económicos ilegales a las campañas políticas de Santos y del candidato opositor Óscar Iván Zuluaga.
También en momentos en que avanzan las pesquisas sobre el escándalo Odebrecht. La constructora brasileña es acusada de pagos de sobornos y otros delitos en varios países de Latinoamérica.
“Frente a la revelación de que hubo recursos no registrados en mi campaña de 2010, quiero expresar mi más absoluto rechazo y condena frente a ese hecho. Lamento profundamente y pido excusas a los colombianos por este hecho bochornoso que nunca ha debido suceder y del que me acabo de enterar”, dijo Santos en una alocución.
“No autoricé ni tuve conocimiento de esas gestiones, las cuales se hicieron en directa violación de las normas éticas y de control que exigí se impusieran en la campaña”, explicó Santos, quien pidió a todos los involucrados aclarar a la mayor brevedad posible esa actuación.
De acuerdo con las investigaciones preliminares, Odebrecht habría pagado 400 mil dólares a una empresa colombiana para imprimir dos millones de afiches de Santos en 2010, sin que haya habido registros contables de la operación.
La legislación colombiana prohíbe la financiación de campañas proselitistas por parte de empresas extranjeras.
El entonces gerente de la campaña de Santos en 2010, Roberto Prieto, admitió antes en una entrevista radial que ordenó la impresión de los afiches y posteriormente envió la factura a Odebrecht sin que el candidato tuviera conocimiento.
La campaña de Santos en el 2014, que también gerenció Prieto, ha sido mencionada en otras investigaciones como receptora de recursos de Odebrecht, al igual que la del candidato opositor Óscar Iván Zuluaga, quien perdió las elecciones.

Brasil investiga 83 casos de corrupción contra políticos
El fiscal general de Brasil, Rodrigo Janot, solicitó este martes la apertura de 83 investigaciones contra políticos con fueros en el marco del escándalo de corrupción en Petrobras, el principio de una tormenta provocada por las confesiones de exejecutivos de Odebrecht.
Al menos cinco ministros del presidente conservador Michel Temer aparecen en la lista, incluido su jefe de gabinete, Eliseu Padilha, y el nuevo canciller, Aloysio Nunes, además de los presidentes de ambas cámaras del Congreso, según varios medios locales.
De acuerdo con estos reportes, también figuran los expresidentes de izquierda Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010) y Dilma Rousseff (2011-2016).
Janot envió los pedidos al Supremo Tribunal Federal (STF) “con base en los acuerdos de delación premiada firmados con 77 ejecutivos y exejecutivos de las empresas Odebrecht y Braskem”, filial petroquímica de la constructora, precisó la Fiscalía en un comunicado.
Además de las 83 investigaciones que involucran a políticos con fueros, la fiscalía pidió abrir otras 211 investigaciones en instancias inferiores, que tratan denuncias contra personas sin fueros, como sería el caso de Lula o Rousseff.
Ni la fiscalía ni el STF confirmaron la identidad de los involucrados porque los detalles se encuentran aún bajo secreto de sumario.