Contactanos

Opinión

Niños deprimidos: cómo apoyar a mi hijo

Elisa Zenaida Morales
Por Elisa Zenaida Morales - 21 noviembre, 2021 - 10:27 a.m.
Niños deprimidos: cómo apoyar a mi hijo

Los niños se encuentran llenos de grandes emociones que durante sus actividades del día a día tienen que aprender a controlar, pero su falta de madurez emocional y falta de recursos para manejar sus propias emociones los hace vulnerables a ellas por lo que es fácil que en algún momento de su vida sufran un estado de ánimo deprimido y afecte a su desarrollo cognitivo y emocional.

Uno de los principales síntomas es su estado de ánimo triste, irritable, malhumorado, poco tolerable. En muchos de los casos presenta perdida de interés, pasa menos tiempo en sus hobbies o actividades que anteriormente disfrutaba mucho.

 La depresión infantil puede surgir a causa de muchos cambios  como resultado de la pérdida de los padres, un divorcio, abuso infantil, baja autoestima etc..

Los niños a menudo no son capaces de describir cómo se sienten y suelen quejarse de molestias físicas y mostrar un sentimiento de tristeza, dolor, culpa, desanimo, conducta agresiva  o acciones que demuestren irritabilidad. 

Generalmente se considera un trastorno depresivo si se observan cuatro o más síntomas por un largo período de tiempo. 

Pérdida de interés hacia el entorno.

Se comporta de una manera agresiva.

Se aleja de sus amigos y familiares.

Bajo rendimiento académico. 

Incapacidad para concentrarse o tomar decisiones.

Falta de energía: no juega, rechaza ir al colegio, habla poco, se mantiene callado.

Pérdida de confianza y autoestima, y sentimientos de inferioridad.

Tristeza, irritabilidad, agresividad y rabietas más frecuentes.

Pérdida de interés por sus juegos preferidos.

Variaciones de peso.

Quejas frecuentes de dolor de cabeza y de estómago.

Alteraciones del sueño y apetito.

Comentarios negativos del mismo o del entorno.

Ideas de muerte o de suicidio.

A continuación, se detallan unas recomendaciones que pueden ayudar a los padres para mejorar la depresión infantil:

 Elogiarlo con frecuencia, resaltar lo positivo y señalar sus pensamientos negativos cuando sucedan.

 Ayudar a que distinga entre los acontecimientos que puede controlar y los que no estén a su alcance.

Mantener con afecto una estabilidad familiar, alejado de preocupaciones que al niño no le pertenecen.

Realizar actividades donde él pueda dibujar o hablar de sus emociones.

Planificar actividades atractivas durante el día. 

Dificultad de concentración: animar al niño para que participe en juegos y diversas actividades.

 Favorecer que la hora de comer sea placentera; cocinar su platillo favorito.

Que su horario de sueño sea constante, hacer actividades relajantes previas.

Aplicar algunas técnicas de relajación.

 Estimularlo a que exprese sus sentimientos de ira apropiadamente, 

Es importante como Padres y educadores mantener una relación positiva, afectiva, y basada en la confianza con su hijo, que le estimulen y motiven, permitiendo así que el niño desarrolle sus potencialidades y construya buenas relaciones con los demás. 

"Una actitud positiva puede ser algo pequeño pero que marca una gran diferencia en la vida de los niños para su crecimiento y desarrollo"

Artículo Relacionados