Viven entre frío y goteras

PUBLICIDAD

SAN BUENAVENTURA, COAH.- Solo el espacio donde se encuentra la cama donde duermen Manuel y Oralia no se llueve, el resto está anegado como resultado de las enormes goteras que caen sobre los pocos muebles que tiene la humilde pareja.

Manuel Hipolito de la Cruz y Oralia Flores Barrón, habitan un cuarto hecho de block pero sin ventanas, los agujeros fueron tapados con pedazos de maderas y sujetados con puntales para que no se caigan. Y por lo que respecta al techo una parte de este tiene lamina, el resto fue tapado con hules gruesos que el personal de Protección Civil colocó a fin de evitar que la humedad pasara, pero eso no fue posible pues la pertinaz lluvia se trasmina al interior del cuarto.

Oralia dice, que pese a las muchas veces que pidieron apoyo a las autoridades para que les ayudaran a construir un techo nunca les hicieron caso, y que si ellos no lo hicieron fue porque la pensión que tienen es mínima y apenas les alcanza para comer y pagar las deudas.

Nosotros pedimos que nos apoyaran para la construcción del techo del cuarto, porque mi esposo no puede trabajar ya que tiene paralizada una pierna pero nunca nos resolvieron, se la pasaron con puras promesas para quedarnos igual que como estamos ahora”, dijo.

Agregó, que ellos quieren cuando menos un techo de lámina pero que no se llueva, para conservar los pocos muebles que tienen y que la comida no se eche a perder ya que la compran una vez al mes cuando su esposo cobra la pensión.

El cuarto es muy frío, no tenemos a dónde irnos, por eso aguantamos aquí y sí estamos muy agradecidos con los de Protección Civil porque nos apoyaron con los hules pero estos de poco sirvieron, ya que el agua es muy pesada y las goteras continuaron dentro del cuarto.

Manuel y Oralia viven en la calle Alejandro Castro 271 en la colonia Nueva Esperanza, un cuarto que carece de servicios básicos, incluso no tienen energía eléctrica porque el agua que se mete al cuarto ya inundó el cableado por lo que no la utilizan por miedo a sufrir un accidente.

Manuel y Oralia viven en la calle Alejandro Castro 271 en la colonia Nueva Esperanza, un cuarto que carece de servicios básicos, incluso no tienen energía eléctrica porque el agua que se mete al cuarto ya inundó el cableado por lo que no la utilizan por miedo a sufrir un accidente.