Hoy es la Gran Noche del Cine; Oscar, más independiente

Hoy es la Gran Noche del Cine; Oscar, más independiente
PUBLICIDAD

Seis de las nueve películas nominadas a la estatuilla dorada no pertenecen a los grandes estudios de cine ni tuvieron presupuestos millonarios; La La land, con 14 nominaciones, se realizó con 30 millones de dólares, cuando el promedio de las súper producciones es de 200 mdd

Sin importar lo que suceda esta noche al interior del Teatro Dolby de Los Ángeles, la industria fílmica ya tiene un claro ganador: el cine independiente.

 Y es que seis de las nueve películas nominadas en la categoría de Mejor Largometraje, excepto La llegada, provienen de estudios independientes que no solamente escapan de las fórmulas de los grandes estudios, sino que además sacrifican presupuesto en favor de sus historias arriesgadas y su mirada personal.

 La La Land, la película de Lionsgate que recibió 14 nominaciones aunque compite solamente por 13 estatuillas debido a que tiene dos temas en la categoría de Mejor Canción, contó con un presupuesto de apenas 30 millones de dólares, cuando la media de las súper producciones hollywoodenses como Avengers, Spider Man: Homecoming o Piratas del Caribe 5, es de por lo menos 200 millones de dólares.

 Luz de luna por su parte, tuvo un costo de apenas cinco millones de dólares, y hoy aparece, junto con Manchester junto al mar, como las únicas cintas que realmente podrían quitarle el Oscar de las manos a La La Land.

 El filme dirigido por Damien Chazelle y protagonizado por Emma Stone y Ryan Gosling, es además la producción con mayores ingresos de las nueve aspirantes al Mejor Largometraje, al conseguir hasta el momento los 340 millones de dólares de recaudación en taquilla.

 De alzarse con la preciada estatuilla, La La Land también continuaría con la tradición de la Academia de premiar películas de corte independiente, que se ha sostenido en años recientes, gracias a películas como En primera plana (2015), Birdman (2014), 12 años esclavo (2013), Argo (2013), El artista (2012), El discurso del Rey (2011) y The Hurtlocker (2010).

Por si fuera poco, el largometraje que narra el sueño de dos aspirantes a artistas que buscan afanosamente conseguir la fama y el reconocimiento en Los Ángeles cuenta con el “apoyo moral” de las casas de apuestas en Las Vegas, que solamente retribuyen de entre 10 y 30 por ciento, el dinero apostado a su favor.  Es decir, que por cada dólar que se quiera jugar a favor de que La La Land conseguirá el Oscar a la Mejor Película, solamente se recibirían de 10 a 30 centavos, esto debido a que es la gran favorita de la noche.

 Curiosamente, el musical no lidera las preferencias públicas en el terreno actoral, pues ni Emma Stone, ni Ryan Gosling, son los favoritos para obtener la estatuilla a la Mejor Actriz y Mejor Actor, pues por lo menos en las tendencias van por detrás de la francesa Isabelle Huppert (Elle) y el estadunidense Casey Affleck (Manchester junto al mar).

 Detrás de La La Land se encuentran Luz de luna (Moonlight), con ocho; y Manchester junto la mar y La llegada, con seis menciones cada una.

 Este año también pasará a la historia por ser la primera ocasión en la que los actores negros consiguen nominaciones en cada una de las ternas de actuación: Viola Davis (Actriz de Reparto), Denzel Washington (Mejor Actor), Mahersala Ali (Actor de Reparto), Ruth Negga (Mejor Actriz), Naomi Harris (Actriz de Reparto) y Octavia Spencer (Actriz de Reparto).

 Todo ello sucedió luego de que en años pasados la Academia presidida por Cheryl Bones Isaac, paradójicamente perteneciente a la comunidad negra), fuera duramente criticada por ignorar a los artistas y técnicos de color.  Ello obligó una profunda reestructuración del organismo más influyente de Hollywood, que de inmediato realizó cambios para ampliar su espectro de votantes, logrando 41 por ciento de personas negras y 43 del sexo femenino, aunque la deuda sigue intacta con la inclusión de otras comunidades,

como la latina o hispana, como le llaman en Estados Unidos.

Pero a más allá de las matemáticas, y quizá lo mejor de una ceremonia como los Oscar, es que nada está escrito y sus casi siete mil votantes se encargan siempre de sorprender la mundo. Veremos qué sucede esta noche.

Información: Excelsior